Huerto Romita, sustentabilidad y ecología

Comer es un acto que va más allá de que nos guste un sabor o no. Y pienso firmemente en que debemos ser responsables con lo que consumimos, no sólo por cuestiones de salud, sino por un bien colectivo– ese, que a veces se olvida en una sociedad hecha para y por la individualidad.

Lo pienso todos los días: ¿cuántas personas realmente reflexionarán sobre lo que están usando para cocinar, sobre los lugares donde compran sus alimentos, el origen y calidad de los mismos, o los restaurantes en los que comen?

La vida acelerada, los costos, la apatía, la costumbre, los paradigmas y la falta de interés son factores que permiten que los grandes corporativos alimentarios tomen ventaja en todo el ciclo del producto, que implica cuestiones económicas, culturales, éticas y hasta estéticas.

No pretendo obligar a nadie a que piense como yo: sólo planteo alternativas que otorgan una posibilidad de acción civil, que ayuda y suma desde lo individual e impacta en lo social, para tener realmente una mejor alimentación y entorno justo– porque eso sí lo decidimos nosotros y nadie más.

Vivo en el DF en un departamento y nunca pensé que fuera posible sembrar un huerto en un espacio tan reducido. Y justamente, al conocer el proyecto de Huerto Romita supe que esto es posible.

Huerto Romita trabaja en pro de la ecología y la sustentabilidad y está festejando en agosto su quinto aniversario con talleres y actividades especiales, así que es una buena oportunidad de que conozcas su oferta dedicada a la agricultura urbana.

¿Cómo impacta positivamente tener un huerto casero?

Me llegó a mi mail esta información por parte de Huerto Romita y se las comparto.  Ellos afirman que “tener un huerto casero es un hermoso acto revolucionario” por los siguientes sentidos:

Ecológico: promueves una agricultura sustentable, que utiliza insumos naturales para producir alimentos sanos y limpios; así como una cultura del reúso y del reciclaje.

Político: ejerces tu soberanía alimentaria al decidir no consumir productos de grandes corporaciones multinacionales (como Cargill y Monsanto) que controlan mercados globales y están íntimamente ligados a decisiones gubernamentales.

Social: además de cultivar alimentos, un huerto casero cultiva comunidad pues se reúnen diferentes generaciones para trabajar con la tierra. Los huertos comunitarios abren oportunidades para conocer a tus vecinos, embellecer el entorno y enriquecer el tejido social.

Educativo: un huerto casero se convierte en un laboratorio vivo para el aprendizaje sobre ciclos de vida, nutrientes, botánica, insectos.

Terapéutico: sembrar tus alimentos es una oportunidad para reconectar con la naturaleza. El trabajo en un huerto requiere paciencia, organización y trabajo en equipo. Regar tu huerto se convierte en una terapia activa.

Cocina del huerto: una cena imperdible

El 29, 30 y 31 de agosto se llevará a cabo una cena, organizada por @c0mensales, con Huerto Romita, el chef Martín Vargas, el proyecto quesero Lactography, la cervecería artesanal mexicana La Chingonería y mezcal El Cortijo y te recomiendo mucho asistir.

Disfrutarás de cinco tiempos, que incluirán cultivos como una variedad de hojas comestibles como mizuna, arúgula, mostaza, lechuga roja y verde, verdolaga y quesos mexicanos, así como maridaje cervecero y mezcalero.

Sobre los participantes

Martín Vargas nació en la ciudad de Tijuana y realizó sus estudios en Culinary Art School. Trabajó en cocinas de Puerto Vallarta, San Sebastián y el Distrito Federal. Desde 2011 es el artífice de las delicias del Hotel Boutique Casa Fernanda en Tepoztlán, cuya carta y ambiente reflejan su natal Baja California.

Tuve la oportunidad de comer los platillos de Martín en la edición pasada del Corredor Cultural Roma Condesa en el menú Cometina del Restaurante Sí– y estuvo acompañado por el chef Bernardo Bukantz-.

Sinceramente, mi experiencia ha sido de las mejores- y más honestas- del año con sabores frescos, entrañables, sencillos y creativos, que sorprenden al comensal y que invitan a querer más y más.

Por su parte, La Chingonería es la única cervecería artesanal mexicana que ha ganado medalla de oro en  World Beer Cup con Házmela Rusa, conocida como “el mole hecho cerveza”.

Mezcal El Cortijo es una empresa familiar oaxaqueña, cuya tradición mezcalera se remonta al año de 1795,  y tiene delicias de variedades silvestres de agaves, dignas de probarse.

Y Lactography, con Carlos y Georgina Yescas como portavoces, promueven al queso mexicano y sus productores para erradicar el consumo de “plastiquesos” y fomentar una cultura quesera en nuestro país.

Para reservar tu lugar visita Comensales, sigue a @c0mensales La cita es el 29, 30 y 31 de agosto de 2012 a las 20:30 hrs. en Puebla No. 402, Col. Roma.

Y para saber más de Huerto Romita visítalos el Callejón Durango S/N en la Col. Roma, visita su página de Facebook, o llama al 044 55 36 74 86 90 escribe a huertoromita@gmail.com para más informes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s